Las palabras curan

Y tú, ¿de quién eres?

No comments

La semana que viene se celebre el día de todos los santos, la tradición de la castañada y el famoso Halloween. En estos días, en realidad, si nos atenemos al significado de la ritualidad y el simbolismo de nuestra cultura, se honra a nuestros ancestros que han fallecido.

En la cultura tradicional que yo conozco, que es la de mi pueblo de Aragón, ese día se celebra dedicando tiempo y cuidados a los familiares fallecidos. Creo que esta costumbre se vive en toda España y se festeja en muchos países, aunque cada cultura tiene sus propios rituales. Son muy conocidas las tradiciones mejicanas, por ejemplo.

En España la familia visita el cementerio, se limpian y acondicionan las lápidas, se renuevan las flores de plástico que las decoran, se abrillantan los herrajes, etc. Mi madre octogenaria todavía lo hace, aunque nosotras, las hijas, hemos perdido el interés por mantener esta tradición tan simbólica que ahora, a medida que me hago mayor valoro más.

La valoro porque es cuidar a la familia, a los que no están ya aquí pero que son de nuestra familia y han formado parte de ella antes que nosotros. Sin ellos no estaríamos aquí. La familia no siempre es un lugar fácil, armonioso ni amoroso, pero es nuestro origen.

A veces hay que hacer todo un trabajo psicológico con la familia para estar en paz. Se trata de aceptar el linaje de donde vienes y mostrar con orgullo la pertenencia. El sentido de pertenencia es necesario para la salud psicoemocional. No pertenecer, no venir de, nos deja solos, desamparados, sin capacidad para amar y ser amados. Débiles y frágiles, sin raíces, sin pasado, sin memoria, desnutridos emocionalmente. En mi pueblo todavía te preguntan por la calle las personas mayores: y tú, ¿de quien eres? ¡Me encanta esta pregunta! Una persona se ubica en relación a la familia a la que pertenece. ¡Son muy sabios los mayores!

Por eso hoy quiero hacer mi pequeño homenaje y despedirme presentándome honrando la memoria de mis ancestros: soy Salomé, hija de Emilio y Conchita, nieta de Joaquín y Carmen y de Elena y Jaime.

El cuadro que ilustra el post es de Frida Kahlo “mis abuelos, mis padres y yo”

admin_salomeY tú, ¿de quién eres?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *